Introspección

La introspección es la observación que una persona hace de su propia conciencia o de sus estados de ánimo para reflexionar sobre ellos. Es la capacidad para centrar la atención en sus propias percepciones, inquietudes, sensaciones y pensamientos.
En un término filosófico es un medio para aprender acerca de nuestro ser 
Todo ser humano está compuesto por pensamientos y emociones que albergan una naturaleza íntima, y cuyo descubrimiento precisa de valentía para sumergirnos tras los bastidores de las apariencias y quitar esas capas que hemos hecho durante tiempo. 
Así, la introspección ha sido objeto de estudio desde el nacimiento mismo de la Psicología, al imponerse como un método para el acceso a los procesos internos que rigen los afectos y la conducta.
Hay dos tipos de introspección:         
1 - Autorreflexión: es el proceso de analizar los procesos internos de pensamiento para tomar consciencia sobre sus disparadores y conductas reflejas, así como de nuestros errores, a fin de mejorar en el crecimiento psicológico personal y alcanzar mayor madurez.
2 - Autorrumiación: la autorrumiación o auto-rumiación, ocurre cuando la persona se obsesiona por pensar en sus errores de manera constante y autodestructiva, lo que le impide ver soluciones y oportunidades hasta quebrar su autoestima.
La mayor parte de la actividad de la corriente se llevó a cabo en la escuela de Wurzburgo (Baviera, Alemania), concretamente a través del método de la introspección retrospectiva. En este, el sujeto experimental debía recordar a posteriori qué procesos de orden superior necesitó para resolver una situación compleja, altamente estructurada y replicable. 
Poco a poco ha ido cambiando la metodología pero la introspección continúa siendo un objeto de interés en la Psicología moderna. Así, existen enfoques terapéuticos que hacen uso de ella como método de evaluación y/o intervención; siendo algunos ejemplos la terapia basada en mentalización, el mindfulness (atención plena o consciente) y la reestructuración cognitiva.
En esta época es importante hacer un estudio de nosotros mismos y así estar conscientes de lo que necesitamos para poder estar en equilibrio y decidir sobre nuestro presente y futuro. 
Conectar con tu interior, analizar tu personalidad y tus pensamientos es una forma muy saludable de conocerse mejor y de poder quererse y respetarse.  Uno debe escoger bien para tratar de no ser autodestructivo. 
La introspección tiene como objetivo frenar un poco el ritmo tan frenético de nuestro día a día para reconectar con nosotros mismos y analizar quiénes somos en realidad. Es un método perfecto para darse cuenta de aquello que realmente es prioritario en la vida y lo cierto es que la mirada hacia el interior es necesaria para el desarrollo personal.
Se trata de ir quitando capas y en realidad ser honestos con nosotros mismos para encontrar paz interior. 
Esta serie refiere a las ondas y vibraciones que crean capas de consciencia en diferentes circunstancias y que se van acumulando a través del tiempo. Son aquellas capas las que tenemos que estudiar y ver los caminos que hemos recorrido para entendernos mejor y conocernos a fondo. 
Son 10 piezas creadas con  tinta directa en solvente, acrílico y pvc en láminas planas transparentes. Son cubos de 40 x 40 x 4 cm utilizando colores monocromáticos en escala de grises. 
En cada obra se puede ver una figura atrapada en esas capas de lineas en diferentes formas y tiene una abertura en ellas para dejar que se vea una parte completa. Cada capa se contrapone de forma transparente a la otra creando la imagen final.